PLANETARY HEALTH COMO HERRAMIENTA DE DESARROLLO DE NEGOCIO

Planetary Health Alliance
4 min readApr 7, 2022

Javier Valbuena, President of Fundación Pondera

“If the major determinants of health are social, so must be the remedies” — Sir Michael Gideon Marmot

Sin ninguna duda son tiempos convulsos los que nos toca vivir nuestro entorno ha pasado de un mundo VUCA a un mundo BANI, como afirma el investigador Stephan Grabmeier. El mundo VUCA (volatile, uncertain, complex and ambiguous) deja paso a nuestra nueva realidad, que es sin ninguna duda mucho más BANI (brittle, anxious, non-lineal and incomprehensible).

Frágil (brittle), en cuanto que incluso lo más sólido e irrompible que pudiéramos suponer, tiene un punto de ruptura. Un sistema frágil, como pudiera ser el sanitario, puede funcionar bien en la superficie mientras está a punto de colapsar para siempre en la realidad. En este contexto la consecuencia obvia es que nos lleva a la ansiedad (anxious) donde cualquier opción disponible puede resultar totalmente incorrecta, la ansiedad nos incapacita para la toma de decisiones. La lógica básica de causa-efecto no es aplicable en la actualidad, no podemos evaluar de antemano la consecuencia de los actos, estamos ante una estructura no lineal (non-lineal) de la lógica del comportamiento; las consecuencias de un acto pueden tardar muchísimo tiempo en verse. El ejemplo más claro es el del cambio climático que estamos padeciendo por decisiones tomadas en los años 80 del pasado siglo. Por último, pero no por ello menos trascendente, la incomprensibilidad de las realidades; el acceso a más información y datos no supone la capacidad de encontrar una respuesta. Son tan innumerables los inputs que determinan la evolución de los acontecimientos que la capacidad de comprensión y análisis se ve muy limitada, al menos para un ciudadano estándar.

Los recientes acontecimientos bélicos en nuestro planeta generan una repercusión directa en las economías y el acceso a la energía sostenible; esto no hacen más que ahondar en la imperiosa necesidad de utilizar herramientas de gestión sanitaria enfocadas sin ningún género de dudas al origen de los problemas de salud, a la prevención y la erradicación o en su defecto, minimización, del problema en su origen; así como a la gestión predictiva. Mientras dediquemos nuestros esfuerzos e ingentes recursos a una intervención correctiva no haremos otra cosa que llevar todo el sistema sanitario al colapso absoluto.

La Planetary Health es sin duda la base sobre la que deberíamos pensar la salud en el siglo XXI. Debemos acercar cada vez más la asistencia sanitaria a las personas en su propio entorno, la tecnología lo facilita y un análisis costo eficiente tanto desde el punto de vista meramente económico como emocional lo ratifica. No podemos mejorar la experiencia de paciente de las personas con tan solo unos mínimos inputs en el proceso vital de las mismas, es decir, la presencia en entornos asistenciales sanitarios no debe ser la base de la mejora de la salud de las poblaciones, ya que esto supone desplazamientos a los centros sanitarios y los mismos solamente se producen cuando es estrictamente necesario. La integración del cuidado en muchos más momentos nos facilitará la conectividad necesaria para establecer lazos firmes con las personas e incidir así en las experiencias que se tienen. Solamente incorporando las dimensiones en las que se centra la Planetary Health abordaremos la salud en su dimensión más holística de las personas que se encuentran inmersas en un ecosistema y en una sociedad determinada.

El carácter sistémico de las sociedades nos aboca irremediablemente a una prestación sanitaria sistémica, pero totalmente integrada en los entornos sociales, cotidianos. Los Hospitales son indudablemente necesarios, su intervención en procesos “correctivos” es incuestionable. Debemos repensar su capacidad de respuesta a las necesidades de los ciudadanos en el actual contexto económico, social y cultural; así como su adaptabilidad a las realidades asistenciales (me niego a calificarlas de “nuevas realidades” porque están presentes desde hace ya tiempo, aunque no queramos o podamos reconocerlas).

Sin ningún género de duda la experiencia de paciente, el despliegue radical de la Planetary Health y la realidad asistencial centrada en las personas, tendrá lugar fuera de los hospitales, en la capacidad de los sistemas de acercarse a las realidades de los ciudadanos, a los aspectos etnológicos, socioeconómicos, etc. y a, potenciando y ponderando los valores que ya existen, favorecer el desarrollo de una prestación de cuidados adaptados al contexto. Los profesionales de la Salud deben ampliar sustancialmente su visión e incorporar la multidisciplinariedad, la business intelligence, y todas las herramientas que estén a su alcance para hacer de la intervención en salud un engranaje sistémico orientado a resultados. Para medir estos resultados que jamás deben quedarse solo en resolución de procesos, o en un valor que se circunscriba exclusivamente a patología; debemos identificar los KPI1 que ciertamente nos den información real de nuestra intervención.

Los prestadores sanitarios endógenos, homogéneos y en muchas ocasiones orientados en un 98% a la resolución de problemas de salud ya existentes, necesitan levantar la mirada y acometer la planificación estratégica a medio y largo plazo integrando todos los elementos de la Planetary Health como herramientas de desarrollo de negocio. “Si haces siempre lo mismo, no esperes resultados diferentes”2.

Es pues la Planetary Health una visión ampliada y amplificada de la Experiencia de Paciente, donde la dimensión de la definición de salud de la O.M.S. desarrolla todo su alcance3. Poniendo sin ningún género de dudas el énfasis en la persona, por lo que no nos queda otra que discernir ampliamente sobre el concepto de persona; para que nuestra intervención sea sobre todas las dimensiones de ese ser digno en sí mismo pero que necesita entregarse a los demás para lograr su perfección, es dinámico y activo, capaz de transformar el mundo y de alcanzar la verdad, es espiritual y corporal, poseedor de una libertad que le permite autodeterminarse y decidir en parte no solo su futuro sino su modo de ser; está enraizado en el mundo de la afectividad y es portador y está destinado a un fin trascendente4.

--

--

Planetary Health Alliance

Generating better understanding of the links between accelerating global environmental change and human health to support policy making and public education